Piedras

Turquesa Esferas 10 mm

Turquesa Esferas 10 mm

Esferas de Turquesa

10 mm de diámetro 

 

Opciones disponibles
1 Esfera
20 Esferas - 5% Dcto
40 Esferas - 10% Dcto

 

Seleccione más abajo el item que desea comprar

*Imagen es sólo de referencia.

Más detalles


$350 IVA incluido

Solo por Internet

27 otros productos de la misma categoría:

Turquesa

Historia

La turquesa se hace cuando soluciones de cobre entran en contacto con rocas ricas en fosfato de aluminio, es de naturaleza porosa y está sujeta con frecuencia a impregnaciones y a tratamientos diversos. En el siglo XIII, se pensaba que la turquesa era originaria de Turquía. De hecho, la turquesa llegó a Europa por medio de Turquía desde Persia, de donde era extraída desde hacía miles de años. En persa, turquesa se dice " ferozah " o " firozah " que quiere decir victorioso. La turquesa es una de las primeras gemas conocidas por el hombre. Los egipcios extrajeron la turquesa del Sinaí hace más de 7000 años. Algunas culturas antiguas creían que el azul de la turquesa tenía poderosas propiedades metafísicas.  En el México antiguo, la turquesa estaba reservada a los dioses y no podía ser portada por un simple mortal. En Asia, la turquesa fue considerada como una protección contra el mal de ojo.  En el Tíbet hasta nuestros días, la turquesa es el más popular de los materiales utilizados como adorno corporal y juega siempre un papel muy importante en las ceremonias religiosas.  En el suroeste de Estados Unidos, los apaches creían que la turquesa ayudaba a los guerreros y a los cazadores a tirar con precisión. Para los zunis, esta piedra protegía de los demonios.  Según otra creencia, la turquesa tenía el poder de preservar a su portador de las malas caídas y procuraba a los caballos un paso seguro.  Se creía que la turquesa favorecía también la prosperidad.

 

Propiedades Terapéuticas - Energéticas

Es positiva para dar felicidad, salud y vibraciones alegres de bienestar. También es curativa, especialmente en afecciones del sistema respiratorio y pulmonar. Absorbe sentimientos negativos y atrae suerte y armonía. Regala tranquilidad, reposo mental y protección para el alma y el cuerpo. Quien posea una turquesa jamás tendrá necesidades ni apremios económicos. Su color suele cambiar cuando su poseedor enferma o algo imprevisto le puede pasar. Igual que la Turmalina puede estallar para protegernos si recibe mucha carga negativa. Proporciona gran vitalidad física y psíquica. Estimula la regeneración de los tejidos dañados, actuando de manera general para mejorar cualquier tipo de dolencia. Está indicada especialmente para las enfermedades circulatorias y las varices.  Acrecienta la sabiduría, el ingenio y la agudeza mental.

 

Chakras

La turquesa pertenece al Tercer Chakra, el del vientre, haciéndolo más energético. Da nuevas energías, neutraliza los bloqueos negativos y retorna la alegría de vivir. De manera general, tiene una buena influencia sobre todo en su aura. Es por eso que hay que aplicarlo lo más posible sobre el plexo solar. En astrología, esta piedra es asociada al signo de Virgo.

 

Yacimientos
Las antiguas minas de Mashad (Irán) se consideran como la fuente de las más bellas piedras. Otras turquesas, casi igual de bonitas son extraídas en Arizona y en Nuevo México, en Estados Unidos. Los productores más importantes son Irán, el suroeste de Estados Unidos, el Tíbet, China Afganistán, Australia y Armenia.

Carrito  

Sin producto

Transporte $0
Total $0

Confirmar

WhatsApp